Dicen que las brujas no existen, pero que las hay… las hay…

A lo largo de los tiempos remotos, las brujas, aún en la actualidad, han sido retratadas en su mayoría con figuras temibles, asociadas de manera directa con los demonios.


Históricamente, estas personas, predominantemente mujeres aunque también hombres, practicaban la sanación a través de pociones, ungüentos y rituales en los que invocaban a sus ancestros y divinidades, según la tierra en la que habitaban.


Se tiene conocimiento de curanderos y chamanes, como el caso de Rasputín, que persisten hasta hoy y son consultados para realizar viajes astrales, a menudo inducidos por la ingestión de hongos alucinógenos.


Estos individuos, a quienes se les atribuía el don de las “manos santas”, investigaban la naturaleza de plantas que creían poseer propiedades curativas mágicas.


En la actualidad, la medicina natural, especialmente sistemas como el Ayurveda, que se vale de plantas, una alimentación saludable, purificación y una mentalidad positiva, goza de gran preferencia. 


Algunas personas recurren a terapeutas de Flores de Bach para lidiar con trastornos emocionales, mientras que otros buscan médicos homeopáticos.


No obstante, en la época de 1400-1500, las brujas, en retrospectiva, eran sanadoras que compartían sus dones a través de la imposición de manos, además de la utilización de hierbas y “yuyos” famosos.


Sin embargo, ¿por qué se las persiguió y llevó a la muerte en hogueras públicas si estaban ayudando a sanar a la gente?


Posiblemente, el nivel de confianza que la población depositaba en ellas resultaba amenazante para la iglesia, lo que llevó a su persecución y aniquilación.


De ahí surgieron cuentos como Hansel y Gretel, Blancanieves y los Siete Enanitos, hasta Maléfica y Harry Potter, cuyos argumentos giran en torno a seres terroríficos y maliciosos capaces de transformarse en criaturas malignas.


En esta época caracterizada por el estrés y la ansiedad generalizados, muchas personas recurren a seres especiales, terapeutas holísticos, que mediante técnicas como cristales, Reiki, cromoterapia y aromaterapia, entre otras, equilibran sus energías y armonizan sus entornos a través de rituales aprendidos.


En la actualidad, se ofrecen seminarios de yoga, curas con ángeles guardianes y visualizaciones en línea, en contraste con el cliché de montar una escoba. ¿Mito o realidad? ¿Por qué no experimentarlo? ¿Conoces el simbolismo de la escoba de una bruja?


Las tradiciones antiguas sostienen que colocar una escoba boca arriba cerca de la entrada de la casa previene el ingreso de personas malintencionadas.


Otro ritual, que nunca falla, es situar una escoba detrás de la puerta durante ocasiones como cumpleaños, cuando se espera la visita de un familiar incómodo. Sorprendentemente, este acto puede acelerar su partida.


Algunos acuden a brujos y brujas para someter a alguien a un hechizo de amor… ¿No sería más apropiado buscar el equilibrio interior, deshacerse de relaciones tóxicas y pedir asistencia al Yo Superior y la Conciencia Universal Divina?


El camino hacia el amor propio y la autoestima nos acerca a un amor verdadero y duradero. Enfócate en amarte a ti mismo/a y, en el momento adecuado, alguien que realmente valore tu ser llegará a tu vida.


Namasté.

13 comentarios en “Dicen que las brujas no existen, pero que las hay… las hay…”

  1. Me encanto la descripción de las brujas y lo de la escoba detrás de la puerta yo ya tengo mi escoba y no sabía donde ponerla gracias por todos los consejos y cursos Mar Cuello y world holistic alliance ❤️

  2. Excelente nota con rigor histórico. En verdad las brujas desafíaban al poder monárquico que históricamente era el elegido de Dios en la tierra. No es casual que la Iglesia creara la INQUISICIÓN para deshacerse de brujas y herejes que interpeñaran el ´poder de la iglesia y las monarquías.
    Muchas gracias! me encantó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cinco =