Aprende a amigarte con tu futuro YAO

Un budista es, en esencia, una persona que, como cualquier otro ser humano, se esfuerza por mejorar a través de las enseñanzas y técnicas de Buda. Ya sea un monje o un laico, todos los budistas experimentan las mismas emociones que cualquier persona.


La diferencia radica en su compromiso con el crecimiento espiritual y en la inversión que desean realizar en él. Lo que resulta intrigante es que, en este camino, es posible alcanzar una etapa donde se superan todas las emociones negativas.


Los Lamas, en particular, tienden a alcanzar un estado de pureza en el cual dejan atrás la ira, el rencor, los celos y la envidia, y manifiestan una dignidad natural que los libera.


¿Puede la envidia ser combatida? Según los maestros ascendidos, sí.


La fórmula para hacerlo consiste en experimentar alegría genuina al ver el éxito de otros, transformando así las energías negativas en positivas a través de la alegría que se siente por el bienestar del prójimo.


Este entrenamiento puede comenzar con las personas cercanas y luego se puede desarrollar para aplicarlo en la vida cotidiana.


Según estas creencias, es importante no sólo reconocer el éxito de alguien, sino también las virtudes y cualidades que lo llevaron a alcanzar dicho éxito.


Es un hermoso sentimiento admirar a aquellos que dedican sus esfuerzos a proyectos destinados a beneficiar a otros. Es gratificante sentir esa admiración y expresarla.


La envidia, la codicia, la competencia y el desprecio comparten la misma raíz: el egocentrismo.


El Gran Amor budista se divide en cuatro aspectos:

Bondad,

– Compasión,

– Regocijo y

– Ecuanimidad.


Uno puede entrenarse gradualmente en estos aspectos, comenzando consigo mismo.


La idea es desarrollar una amistad con tu “Yao” (que significa “futuro” en chino), deseándote éxito, salud, felicidad y libertad en el futuro. La autoestima es un pilar importante en este viaje espiritual.


Si nos comprometemos con nuestro “futuro Yao” y nos convertimos en nuestros mejores aliados, podemos experimentar un regocijo genuino. Este amor y alegría pueden extenderse primero a las personas cercanas y, finalmente, a toda la humanidad.


Últimamente, es posible que muchos sientan dificultades para encontrar bienestar, satisfacción y autoestima. Esto podría estar relacionado con una especie de “paranoia interna”.


Si bien el cuerpo físico tiene sus limitaciones, la mente es ilimitada y puede crecer y madurar sin restricciones. Cada persona tiene el potencial de encontrar la plenitud y la satisfacción.


Muchas de las cosas que buscamos son intentos de llenar un vacío existencial. Comportamientos como la arrogancia pueden surgir como una compensación de una baja autoestima.


En el inicio del viaje espiritual, es esencial descubrir lo que realmente nos hará felices a largo plazo: una autoestima saludable.


Meditar enfocándonos en nuestro “Yao” y visualizarnos en situaciones felices, gozando de excelente salud, puede cambiar nuestro presente para mejor. Estas visualizaciones pueden proyectarse a 10 o 20 años, apostando a un futuro prometedor y lleno de entusiasmo.


Además, es importante reconciliarse con el pasado, perdonarse a uno mismo, cerrar ciclos y avanzar hacia un “Yao” con alivio y pureza.


Si haces las paces con tu “futuro Yao” y te conviertes en tu aliado, los altibajos no serán obstáculos, sino oportunidades, y eso te llevará a una vida abundante y plena.

Namasté.

12 comentarios en “Aprende a amigarte con tu futuro YAO”

  1. Cada articulo que se envía es un aprendizaje, muchas gracias por que de verdad me llegan cuando mas los necesito, cuando paso por situaciones que amerita aplicar lo que se da en cada mensaje que nos mandan.
    Mil gracias por compartir, que sigan llenándose de bendiciones por esta accion que hacen.

    1. Muchas gracias por compartir su buena publicacion acerca de mi futuro. Estoy de acuerdo por lo expresado de Elisabetta. Por las situaciones que estoy pasando en estos momentos de duda e incertidumbre en mi. Que ya no se que pensar lo que sucedera en mi futuro por la edad. Muchas bendiciones por sus publicaciones.

  2. RAMON GERARDO MEDRANO MOLINA

    Hace tiempo recibo sus notificaciones pero, disculpen, nunca los había leído hasta hoy que leí “Aprende a amigarte con tu yao.
    Me quedé sorprendido de lo valioso que será hacerme amigo de mi futuro y dicho sea con toda franqueza, como me reproché no haber abierto antes todos tus programas. Gracias, muchas gracias por todo.

  3. Se me hace muy interesante el YAO. para encontrar un equibrio, en lo personal los 3 primeros pasos si los aplicó pero me falta el último en reconocer que puedo ser arrogante y no lo había percatado, deseo trabajar en ello, cambiar mi paradigma de vida, tener un buen crecimiento espiritual, y lograr un buen YAO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 19 =