Despierta tus talentos y ponlos en funcionamiento!

¿Qué son los talentos dormidos?

La grandeza del ser humano radica en su singularidad, conectada a lo divino mediante esa “chispa luminosa” que nos anima.

Creados a imagen y semejanza de Dios, cada uno representa un potencial inmenso y posee una variedad infinita de talentos y poderes.

El ser humano, en su esencia, es poderoso y creativo, capaz de contribuir al mundo de manera única.

Sin embargo, en ocasiones, estos talentos permanecen invisibles, reprimidos por mandatos y creencias que la sociedad considera irrelevantes.

A pesar de ello, cada individuo conoce en lo profundo de sí mismo cuál es su talento y su alcance.

La tarea consiste en identificar esa capacidad y desarrollarla, ofreciéndola al mundo, especialmente a aquellos que pueden no reconocer su valor.

Dentro de nosotros, según el sistema hindú de los Zakas, reside la capacidad de manifestar, decidir, compartir, amar, decretar, ver y conectarnos con energías superiores para transformar nuestro entorno y ofrecer lo mejor de nosotros mismos.

Cada uno, al cumplir su misión única, contribuye a la Gran Unidad que conforma la existencia.

En la actualidad, experimentamos un despertar de la conciencia, un cambio interno significativo en el mundo.

Este despertar implica reconocer y valorar la intuición interna, esa guía interior que a menudo subestimamos.

Existen dos actitudes predominantes: la pasiva, caracterizada por una actitud zen y la espera de que otros actúen, y la otra, que espera que las circunstancias externas resuelvan todo por nosotros.

La respuesta a cómo vivir la vida de manera auténtica radica en nuestro corazón.

Recibimos respuestas cuando cuerpo y mente están alineados, y nuestra responsabilidad es ponerlas en acción, aprender, procesar y actuar.

Para vivir la vida a través de nosotros mismos, y no imitar a otros, es esencial comprender que el verdadero poder está en nosotros.

El mundo exterior que nos presentan las redes sociales busca distraernos y alejarnos de nuestro poder personal.

Debemos recordar que lo único real es lo que hacemos con lo que percibimos.

A menudo, nos acostumbramos a esperar que los milagros ocurran fuera de nosotros, sin reconocer que somos capaces de crear nuestro propio universo.

Debemos aprender a ser individuos dentro del colectivo, siendo conscientes de que nuestras acciones y decisiones contribuyen a la expansión de nuestro mundo.

El Verbo, según la Biblia, es la acción, el decir que genera la creación.

Del mismo modo, nosotros creamos nuestro mundo a través de nuestras palabras y acciones.

Aunque existan fuerzas externas que deseen influir en nosotros, al desplegar nuestra creatividad, expandimos nuestro universo.

En cuanto a las capacidades emocionales, el ser humano es un ser emocional, y el control emocional es clave para una convivencia armoniosa con los demás.

El mundo pertenece a aquellos que sueñan y pueden ver más allá de la vida ordinaria.

La meditación, la visualización y la creación consciente son prácticas poderosas que nos conectan con nuestra esencia divina.

Solicitar la guía de los Seres Espirituales en estas prácticas nos proporcionará respuestas significativas.

Namasté.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 5 =