Inteligencia Emocional

Cuántas veces oímos decir:- ¡Mi hijo es muy inteligente!

Y mi hijo, ¡uf tiene una inteligencia increíble!

Y así compiten las madres sentadas en los parques viendo a sus niños jugar.

¡Uf, mi hijo tiene una cabeza!. Pero,

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

Es meterle empatía a la emoción.

Es entender lo que le está pasando al otro, mientras me está hablando, y no tomar lo primero que me dice como algo aislado y reaccionar mal, por ejemplo.

1. la Capacidad para entender y expresar mis emociones

2. Intentar entender aquello que los demás sienten

3. Ejercer empatía, poniéndome en su lugar.

Sabías que…

¿La Inteligencia Emocional, es más importante que la Inteligencia normal?

Mucho más, porque es la capacidad que tenemos para relacionarnos emocionalmente bien con nuestro entorno.

Cuando una persona siente incapacidad de expresar sus emociones, se llama alexitimia.

La mejor manera de comunicarnos, es hacerlo de forma presencial, para que nuestros hemisferios derechos del cerebro puedan comunicarse e interpretarse correctamente, de manera tal, que podamos no solo escucharnos, sino también visualizar expresiones de la cara, los ojos, y ahí entender a quien tenemos adelante. 

Esto último no se da en las redes sociales, y hasta en los niños, es todo tan instantáneo que, no hay tiempo de reparar en estos detalles. 

Es por este motivo que cada vez existe más gente sentada a la mesa con su teléfono móvil en mano y con la cabeza gacha, mientras responde al otro comensal, solo con monosílabos, sin siquiera levantar la mirada.

Según la Dra. Marian Rojas Estapé, destacada psiquiatra, la educación en este siglo, debería ser sin pantallas, un mundo offline.

Si le damos a los niños, naturaleza, deportes, la posibilidad de interactuar con una mascota, su evolución será mucho más sana, porque el animal en su sabiduría le hará entender de sus emociones recíprocas.

No se puede educar a un niño mientras está enganchado con los jueguitos. 

Significa que, mientras estés en un restaurante, para que tu puedas conversar con los mayores, y que tu niño no se aburra, le das un teléfono para que no moleste; pero que sucede, les estás enseñando como de manera rápida e instantánea, dejará de sentirse así.

Pero claro, ¿Y qué está aprendiendo tu hijo? 

Que no sabe aburrirse. El aburrimiento es la cuna del asombro, que no sabe gestionar el estrés, y por ende que es un fracasado.

Cuidado, porque va a terminar enfermando. Aparecerá un momento disruptivo, de dureza porque al final, no quieres que tu hijo se transforme en el raro de la clase; el que todos miran raro porque no está metido en el mundo digital como el resto de su curso.

Pero cuanto el sea consciente y tú le hayas explicado, y él te haya reconocido a ti como ejemplo, no podemos pretender que nuestros hijos hagan cosas que nosotros no hacemos.

Los hijos odian que sus padres no les presten atención por estar todo el día enganchados con el teléfono, sin embargo los padres siguen haciendo lo mismo.

Si tú le dices, yo ahora no lo voy a tener porque que a ti te molesta, y que a pesar que eso gusta, tú delante de él no lo usas.

Cuando un adulto, sea mamá o papá, está mirando el teléfono mientras tu hijo te esta conversando, tú le estás diciendo con ese comportamiento, que él o ella, no es importante para ser escuchado, y él sabe, que eso que tienes en tu mano, es tan poderoso que, para lo que él te está contando no sea tan prioritario.

Son pocas las cosas que generan más oxitocina, la hormona del placer, que estar delante de alguien y no hacerte sentirte alguien especial.

Parecería ser que estamos involucionando, según un investigador francés y otro alemán, sostienen que es la primera vez en la historia, que los hijos son menos inteligentes que sus padres, tratando a la inteligencia, como la capacidad de prestar atención, de filtrar lo importante de lo fundamental, de saber gestionar la vida, es decir de inteligencia emocional, social, práctica y teórica.

Los niños de hoy y los jóvenes, tienen problemas para expresarse, no comprenden fácilmente los textos, no conocen reglas ortográficas, total cuando tienen que escribir y redactar, en las pantallas, ya viene un corrector que le dice cómo se escribe y lo corrige automáticamente.

Toda la información que necesitan para un trabajo escolar, no tienen más que colocar el nombre de lo que desean y aparece por arte de magia todo, de manera que tienen que descargarlo e imprimirlo o bien en su defecto, copiar y pegar, trabajo de investigación casi nulo. 

Nada de revisar los libros, diccionarios, nada de papel. De esta manera, el cerebro no se ejercita, se va atrofiando, el lenguaje y la comprensión. No reconocen palabras. Yo escuché que algunos hijos les piden a sus mayores que no les hable en “difícil”.

Es por eso que , podemos decir la tecnología es importante, y nos ayuda mucho, pero debemos enseñarles a nuestros alumnos, hijos, a usarla para sacarle el mejor de los provechos, y que no sea lo único importante para usar durante el día. 

Ocuparnos en la educación es lo fundamental, dando el ejemplo. 

La lectura compartida; leerles un cuento, o hacer que ellos lo lean, aun aunque sea a través de dibujos, los ayudará a ser curiosos, a imaginar a esos personajes. 

Podemos luego hablar acerca de ellos, como son, cual le gusta más, como viste etc. 

Esto es generar la Inteligencia emocional en los más chicos, que luego se verá reflejado en los jóvenes y adultos del futuro.

Namasté.

5 comentarios en “Inteligencia Emocional”

  1. Me parece un tema interesantísimo en el que debíamos de estar todos implicados, sobre todo para la educación de nuestros hijos. Yo soy abuela tengo 78 años y tengo dos nietecito pequeño uno de dos años y otro de seis meses y quiero saber todo lo más posible para poderles dejar eso que a mí me faltó por diversas diversos hechos. Quiero que ellos tengan esa inteligencia emocional. Ese contacto con la gente ese ser humanos, que es lo que verdaderamente hace el ser el alma y el saber

  2. Muy interesante este artículo, bastante representativo de nuestra realidad, en la que lamentablemente estamos siendo invadidos por la tecnología en detrimento de la interacción con los demás.

  3. Muy importante el articulo,aborda un tema tan fundamental en el desarrollo de las personas, en una sociedad donde poco se dialoga en familia, y donde la parte afectiva se ha dejado a un lado reemplazado por emoticones, olvidando un cálido abrazo. Sí tuvieramos esa habilidad de la que nos habla el articulo,tendriamos menos estrés, mejor comunicación y menos conflictos y una mejor convivencia en nuestro entorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × cuatro =