Promesas, pactos, votos y juramentos.

Hoy, exploraremos la profunda conexión entre pactos, votos y juramentos que realizamos en esta vida y sus resonancias en existencias pasadas.


Estos compromisos ancestrales y espirituales pueden convertirse en una carga constante, perpetuando una maldición vigente que afecta nuestras vidas presentes y futuras.


Los votos kármicos, sellados al ingresar a órdenes religiosas o espirituales, son promesas arraigadas en el tiempo. Estas promesas, tejidas en la convicción y la ignorancia, pueden tener un impacto duradero.


Palabras como “Todo juramento que se realiza en la tierra, se ata en el Cielo”, reflejan la conexión entre nuestras promesas terrenales y sus repercusiones en nuestra vida actual y futura.


Experimentamos trastornos inexplicables, interpretados a veces como mala suerte, que están ligados a estos compromisos pasados.


Ingresar en un convento o monasterio implica renunciar a placeres mundanos, como dinero, relaciones amorosas y matrimonio. Sacrificio y silencio imperan a través de la obediencia total, incluso la renuncia a la identidad propia.


Los votos de pobreza, servidumbre, castidad, celibato, sufrimiento, silencio, obediencia y nulidad de identidad están vinculados a la falta de abundancia y pueden afectar emocionalmente a quienes los han pronunciado en el pasado.


El dinero parece escaparse de nuestras manos y los gastos inesperados parecen interminables debido a los votos de pobreza. Las personas que hicieron votos de servidumbre trabajan incansablemente sin recibir recompensa.


La castidad y el celibato, al reprimir deseos naturales, pueden generar problemas en la expresión amorosa. Los votos de sufrimiento llevan a autocríticas y autocastigos innecesarios.


El silencio y la obediencia, impuestos por votos, limitan la comunicación y el crecimiento personal. La nulidad de identidad, causada por renunciar a uno mismo en pos de una orden, puede generar confusión interna.


Además, los juramentos matrimoniales y las promesas emocionales pueden dejar cicatrices si no se cumplen.


La liberación de estas promesas y votos, así como la sanación de rompimientos álmicos, es vital para nuestra evolución.


Sugerimos el siguiente proceso de liberación:

1. Rompe la energía negativa.

2. Anula la promesa, pacto o voto.

3. Arranca la energía negativa de tu cuerpo.


Afirma tres veces en voz alta:


“Yo (tu nombre) por mi voluntad, rompo y anulo definitivamente y para siempre la promesa (pacto o voto) que le hice a (nombre de la persona o entidad) en esta vida o en vidas anteriores con quienes estuve involucrado/a. Me libero para siempre, recuperando mi energía y poder.”


En el caso de rompimientos álmicos, practica una meditación para focalizarte en la energía emocional y procede a la liberación.


Estas prácticas, basadas en el autoconocimiento, pueden ayudarte a sanar y liberarte de las ataduras que limitan tu evolución.


Namasté.

9 comentarios en “Promesas, pactos, votos y juramentos.”

  1. Bárbaro, incteible, nunca lo pensé hacer, ya que hice un voto pacto con mi pareja, estamos distanciados ahora y creó que lo que hacia falta era esto.. Nunca percate que estoy podría ser importante y me cayó justo en el momento indicado.. De verdad muchas gracias me identifique mucho.. Gcs por esta dedicación y él maravilloso mensaje.. No cabe duda que las cosas llegan en él momento exacto. Gcs gcs gcs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 5 =