¿Cómo no caer en el “Buenismo”?

¿Conoces tú, el significado de la palabra “Buenismo”?

Buenismo, es un término peyorativo para indicar conductas basadas en la creencia de que gran parte de los problemas pueden resolverse a través del diálogo, la solidaridad y la tolerancia, cuando dichas prácticas no serían posibles.

La palabra buenismo está inspirada en la expresión inglesa  do-gooder, literalmente «hacedor de bien, el que hace el bien», asimismo, aplicada a aquellas personas que tratan de hacer buenas obras, a fin de ganarse el reconocimiento de los demás.

En los últimos tiempos podemos observar, como muchos padres que tienen hijos , niños y adolescentes en edad escolar, ante el reclamo de comportamiento de los maestros, adoptan esa suerte de diálogo buenista, tratando de justificar muchas veces lo injustificable planteado por las autoridades del colegio. Sin siquiera haberse detenido a analizar en profundidad lo ocurrido.

Por supuesto que tanto padres como docentes, tenemos la obligación de ser buenos, pero sucede que existe una línea muy fina entre tener un comportamiento, honesto, correcto, consciente, y el buenismo.

Cuando a un niño le estamos transmitiendo (sin darnos cuenta) mensajes de buenismo, no lo estamos educando, sino todo lo contrario.

Le estamos quitando de poco, la posibilidad de plasmar sus verdaderos valores.

Decía Platón; “Hay un valor muy grande, que es la voluntad”; él hablaba de las cualidades que tenemos todos en nuestra esencia, en nuestra alma, y que haríamos bien en potenciar y plasmar,

También entre otras muchas cosas, Platón, hablaba de la justicia, de la verdad, de la belleza, de la creatividad, de la sabiduría, pero también hacia mención a ese valor tan importante como es la voluntad. Tener capacidad de afrontar retos, de proponerse objetivos, y poner en acción y en marcha, todo lo que sea necesario para conseguirlos, intentando desde el alma, que no sean banalidades, netamente materialistas, sino que fueran algo más, de eso que mencionamos de la conciencia.

Claro que la voluntad, merma con el buenismo y a partir de ahí, todo lo que podamos estar configurando y dando a esos niños y adolescentes, a través de los mensajes, no son los adecuados ;porque, ante cualquier problema en que se vean involucrados, no tendrán las herramientas suficientes para poder afrontarlos.

Sabemos que nos movemos apuntando a cumplir ciertos objetivos, pero también están los obstáculos que la vida misma pone por delante.

El buenismo debilita al pequeño y hace que cualquier circunstancia pueda verse como un obstáculo enorme, y al no tener herramientas, lo llevarán al fracaso. En cambio, sucediendo lo contrario, si los hubiéramos preparado antes, puesto que formaría parte de la dinámica del alma.

Tener una capacidad de análisis, crítica, argumentar criterios propios, que no se imponen y que a su vez están abiertos a los de los demás, eso tiene relación con la empatía eso es importante, pero lo es más, en una sociedad que va cerrando como un embudo. En demasiadas cosas nos encontramos con pensamientos únicos,

oficializados por expertos”. En algunos casos, hasta debemos callar y aceptar esa única versión.

Esto nos limita, y nos impide realizarnos en plenitud.

A partir de ahí, desde luego las herramientas para lo que somos realmente para tener ese criterio propio, para tener esa capacidad de crítica en palabras del mismo Platón, buscar la verdad, que es de lo que se trata .

La verdad de uno mismo, de lo que nos rodea, para que la verdad tenga una presencia en nuestra vida. Para que esto sea así, hay que darles a los niños, como así también a los adolescentes recursos a través de la educación. Desde el acompañamiento, desde una escucha activa, desde el ejemplo, para cuando estén completamente metidos en el contexto en el que estamos, sepan mantener esa lucecita de su capacidad de análisis , de búsqueda de la verdad y poder argumentar con un criterio que muestre lo bien preparados que están para la vida.

Quizá el secreto esté en dar lo mejor de nosotros mismos sin llegar a consentir ni desgastarnos. En coherencia con mis límites y prioridades. Preguntándome siempre antes de decir SÍ al otro: ¿Quiero? ¿Puedo? ¿Debo? Si es así, adelante.

Recuerda que puedes seguir incorporando herramientas para tu crecimiento personal a través de nuestras formaciones. En relación con esta temática no puedes dejar de explorar nuestra: Certificación en Inteligencia Emocional.

Nos vemos en la próxima!

Namasté.

4 comentarios en “¿Cómo no caer en el “Buenismo”?”

  1. Excelente artículo. En los lineamientos que se basa la docencia hoy en día, se fomenta desde el Estado para abajo este facilísimo barato que hace de los jóvenes el fracaso masivo en lo emocional. Vemos jóvenes de muy temprana edad con ataques de pánico medicados etc. Lamentable

    1. Hola Graciela, cómo estás, es cierto, el ataque de pánico y ansiedad, se están dando con más frecuencia en jóvenes y niños; es por eso que nos toca a los adultos prepararnos cada día para la difícil y amorosa tarea de educar. Hoy tenemos herramientas de aprendizaje con las que podemos nutrirnos y aplicarlas, desde cualquier ámbito, principalmente desde el hogar y las escuelas, desde temprana edad. Te invito a visitar nuestro link https://worldholisticalliance.org/cursoslimpio/ , donde encontrarás cursos maravillosos que llenarán tu alma.
      Te mando un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − uno =