Vivo con gastritis

La gastritis, una inflamación que genera un malestar intenso en la mucosa estomacal, zona donde se inicia el proceso digestivo, puede también manifestarse en el esófago.

 

Esta inflamación señala la presencia de irritación y enojo hacia algo o alguien que no se puede asimilar. Corresponde a situaciones donde las cosas no se desarrollan según nuestros deseos, y donde surge una sensación de engaño y envolvimiento en ciertas circunstancias.

 

La realidad que hemos “digerido” resulta molesta. Experimentar una intensa calentura interior y furia (arder por dentro) debido a algo o alguien, refleja este proceso en nuestro cuerpo.

 

La interrogante es: ¿Qué aspecto de mi vida está generando en mí “ira ardiente” y “ebullición” que eventualmente conducirá a la culpa, si esta aún no es la causa de la inflamación?

 

Jacques Martel, el creador del Diccionario de las dolencias, propone que los pensamientos están íntimamente entrelazados con los sentimientos, y cuando estamos desequilibrados, nuestro cuerpo se expresa de tal manera.

 

Comprender la causa subyacente de la inflamación es crucial. Investigar si hubo dificultades sexuales no resueltas en el pasado, o si se ha atravesado un duelo por una pérdida que no se ha aceptado y que genera irritabilidad, provee una comprensión más profunda y positiva.

 

El esófago es el paso previo a la digestión de los alimentos. Si emociones o pensamientos negativos “pasan mal”, el esófago se contrae y el proceso se vuelve más difícil, lo que lleva a la irritación y refleja nuestra irritación interna.

 

El esófago actúa como un puente entre la boca (que simboliza la entrada de nuevas ideas) y el estómago, lugar donde debemos digerir esas ideas.

 

Si experimentamos una intensa ira u odio hacia algo en nuestra vida que no se materializa como deseamos, es posible que esto resulte en cáncer de esófago.

 

El aprendizaje implica liberar toda amargura y ver cada experiencia como una oportunidad.

 

El estómago, a modo de horno alquímico, recibe y procesa los alimentos, transformándolos en vitaminas, proteínas y demás necesidades del cuerpo. De manera análoga, el cerebro procesa cómo vivimos los acontecimientos.

 

El estómago refleja cómo integramos nuestra realidad y nuestra capacidad para digerir nuevas situaciones. Problemas estomacales emergen cuando nuestra cotidianeidad entra en conflicto con nuestros deseos y necesidades.

 

Dichos conflictos a menudo se encuentran en nuestras relaciones familiares, amistades y en el ámbito laboral. ¿Qué es lo que nos enfurece tanto que no podemos digerir?

 

La represión o inhibición de una emoción (ira, tristeza, rabia) aumenta la acidez gástrica y nos impide tragar, ya que los ardores reflejan una presión interna en el área estomacal.

 

La solución radica en conectar nuestros auténticos sentimientos con los ardores estomacales. ¿Sabías que el sistema digestivo alberga más de 100 millones de neuronas interconectadas?

 

El estómago posee su propio “cerebro”, una red de neuronas que se comunican a través del nervio vago, vinculado a las emociones. Esto explica por qué experimentamos enojo, pensamientos abrasadores, acidez y furia.

 

La solución no se limita a tomar un protector gástrico diario; es fundamental tomar conciencia de las causas.

 

Primero, comprendámonos y aceptémonos en nuestra totalidad, cuerpo, mente y espíritu.

 

El aprendizaje consiste en mantener la calma y observar nuestra forma de ser, reacciones frente a las situaciones y actitud hacia los sucesos cotidianos. Centrándonos en la creencia de que la vida es buena y que nuestras necesidades serán satisfechas en el momento adecuado.

 

Cualquier situación de estrés bloquea los puntos energéticos de nuestro cuerpo.

 

Te sugiero realizar visualizaciones rodeándote con una luz amarilla en la zona correspondiente al Chakra 3, llamado Plexo Solar, y nutriéndote con ella durante varios minutos al día.

 

Además, el Reiki, como terapia alternativa, desbloquea y armoniza los Chakras, y meditar entonando el mantra “Juuuuuuuuuu”, mientras inhalas desde el estómago, rodeado de esa energía de luz amarilla, es altamente recomendado.

 

Como sabes, puedes profundizar en herramientas y conocimientos para alcanzar tu bienestar, te sugerimos explorar:

 

– La Certificación en Descodificación Biológica

La Maestría en Reiki Usui, o

La Certificación en Inteligencia Emocional

 

Te esperamos! 

Namasté.

6 comentarios en “Vivo con gastritis”

    1. Hola Marilen, celebro que estés disfrutando de nuestras notas, siempre brindando conocimientos como herramientas para el buen vivir. Te invito a que nos sigas escribiendo, esto nos da mucho aliento para continuar aportando información de valor para nuestros lectores.
      Saludos cordiales,

  1. hola buenb dia
    me gustaria saber que valen estos 3 cursos, tiempo de estudio y forma
    tambie me gustaria aprende sobre regresion, considero que encontrando el momento que pasa el acontecimiento
    podemos ayudar mas a las personas con reiky u otra terapia ?????? Uds. tiene algo similar

    1. Hola Olga Lucía cómo estás, siempre hay un momento del despertar espiritual, y seguro este es el tuyo. Para informarte sobre precios y tiempos de los cursos, debes entrar en este link https://worldholisticalliance.org/cursoslimpio/, ahí encontrarás toda la información que necesites, clickleando en cada urso de tu interés, sabiendo que seguiremos agregando nuevos en el transcurso del año. Nuestra finalidad es brindarle a los alumnos herramientas holísticas para crecimiento individual y ayuda a otras personas.
      Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + doce =